Sin categoría

Escrito por: Eva González
Publicaciones UIC
enero 30, 2018

Aunque México ocupa el cuarto lugar entre los países más felices del mundo, sus habitantes no encuentran la satisfacción suficiente en su trabajo. Para que esto no se vea reflejado en tu empresa, conoce de qué manera puedes obtener el máximo rendimiento de parte de tus colaboradores y, al mismo tiempo, mejorar el clima laboral.                                         

 

 

“Mucha gente pequeña, en pequeños lugares,
haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo”.

Eduardo Galeano

Por Eva González Pérez |
Editorial UIC

 

Recientemente, una encuesta realizada por Gallup International colocó a México en el cuarto lugar de los países más felices del mundo. La misma asociación, hace cuatro años, también reportó a nuestro país como el de mayor insatisfacción laboral en toda Latinoamérica. No se trata de ningún contrasentido; más bien, evidencia que los mexicanos hallan fuentes de su felicidad en muchos otros lados, pero no en el trabajo.

La desmotivación laboral, junto con la falta de comunicación, es una de las actitudes más tóxicas para una organización, por lo que conviene poner atención en este problema. Y aunque los factores de la insatisfacción laboral son numerosos, hay acciones que ayudan a disminuirla y a crear un mejor ambiente, sin necesidad de una gran inversión económica.

Para alcanzar una mayor productividad en tu empresa, necesitas encaminar a los empleados hacia el mismo objetivo y propiciar un buen clima laboral, porque sólo en un ambiente cómodo es posible lograr el máximo rendimiento de tu personal.

Sé amable

La amabilidad siempre se aprecia en cualquier ambiente. En el trabajo, además, propicia un clima de colaboración y confianza. Ser amable con todos disminuye el estrés habitual, sobre todo si tú eres el jefe. Cuando sea necesario llamar la atención de alguien, ten presente el refrán latino: Secreto admone, lauda palam: “Reprende en privado, alaba en público”.

Reconoce los logros

Tal vez la fuente de satisfacción más importante para un empleado sea el reconocimiento laboral. Estimula el buen ánimo e impulsa hacia el cumplimiento de las metas. Significa mucho para el personal y no cuesta nada expresarlo. Si bien puede consistir en un estímulo económico, una tarde libre o una promoción en el trabajo, el reconocimiento verbal suele ser suficiente para el empleado, pues eleva su autoestima y lo hace sentir valorado y respetado por sus compañeros.

Establece metas y objetivos

Si informas a tus empleados cuáles son los objetivos que quieres alcanzar, ellos tendrán mayor claridad del trabajo que deben desempeñar y se sentirán más involucrados en el proyecto laboral. Una vez concluido el plazo fijado, conviene entrevistarte con cada uno para evaluar las tareas realizadas e identificar los logros y las áreas de oportunidad. De este modo, no estarán a la deriva y se sentirán tomados en cuenta.

Flexibilidad en el horario

Los horarios que no dejan tiempo personal libre agotan a los empleados. Si se recorta el tiempo para comer o si se trabaja en jornadas más largas en ciertos días, es probable que tus empleados puedan obtener a cambio una tarde libre. De esta manera, se aumenta la calidad de vida de los trabajadores y se facilita la conciliación personal, laboral y familiar. Dicha flexibilidad también puede extenderse hacia la elección de vacaciones. Antepón el cumplimiento de metas a la inflexibilidad de un horario laboral.

Parte de la empresa

Favorecer la integración de tu personal en la organización no sólo ayuda a crear un buen clima laboral; igualmente, incrementa su productividad y la consecución de objetivos, al sentirse parte importante de la empresa. Cuanto mayor conocimiento haya de la misión, la visión y la estrategia de la institución, tanto más identificado se sentirá el empleado.

Salario adecuado

Quien recibe el salario que le parece adecuado por el trabajo que realiza sin duda se sentirá más motivado. Si se mira con objetividad, en los tiempos actuales, el llamado salario mínimo no basta para “satisfacer las necesidades normales de un jefe de familia en el orden material, social y cultural, y para proveer a la educación obligatoria de los hijos”, como lo afirma la Ley del Trabajo. Por ello, conviene atender más a la noción de salario digno —porque tal vez tampoco el salario justo sea tan justo—. Piensa que un aumento salarial incrementa la productividad de la empresa.

Sitio correcto

Una persona que no puede aplicar sus conocimientos en su trabajo o ignora el proceso que debe seguir probablemente no responderá con eficiencia. Toma en cuenta que la gente se siente más cómoda cuando trabaja en lo que le gusta y en lo que se siente segura. Conviene revisar con detenimiento el currículum del personal para identificar en qué áreas ha forjado mayor experiencia para aprovecharla debidamente. Quizá no sea necesario contratar más personal ni capacitarlo, sino sólo colocar a tu gente en el lugar correcto.

Coaching

Esta técnica de motivación laboral ha cobrado gran auge. Su propósito es que el empleado sea más consciente, piense de un modo diferente y realice acciones efectivas, gracias a la autoconfianza que genera. Asimismo, mejora el ambiente y la comunicación entre las personas; potencia las capacidades de cada uno de los trabajadores y profundiza las relaciones entre ellos.

Aplicar las técnicas anteriores requiere un cambio de actitud de tu parte y mucha empatía. No olvides que para recibir es indispensable, en primer lugar, dar. Sólo así lograrás que tus empleados se sientan felices en su lugar de trabajo.

 

Para saber más:

Emprende pyme.net, “Técnicas de motivación laboral”, 2016. Disponible en https://www.emprendepyme.net/tecnicas-de-motivacion-laboral.html

Milenio.com, “México es uno de los países más felices del mundo”, Tendencias, 8 de enero de 2018. Disponible en http://www.milenio.com/tendencias/paises_mas_felices_del_mundo-2018-mexico-para_vivir-colombia_0_1099090193.html

Beatriz Soto, “10 formas de desmotivar a tus mejores empleados”, Gestión.org, s.d. Disponible en https://www.gestion.org/recursos-humanos/clima-laboral/42973/10-formas-de-desmotivar-a-tus-mejores-empleados/

María José Evia H., “La diferencia entre salario mínimo, justo y digno”, Expok. Comunicación de Sustentabilidad y RSE, 2 de marzo de 2015. Disponible en https://www.expoknews.com/la-diferencia-entre-salario-minimo-justo-y-digno/