>

Blog

Consejos para controlar la ansiedad

Consejos para controlar la ansiedad

Ansiedad, depresión y estrés no son palabras de reciente aparición para definir el estilo de vida de nuestra sociedad actual. Existen desde hace mucho tiempo atrás, porque el hombre siempre ha pasado por momentos que nublan su bienestar. Lo que ha cambiado son las causas, la intensidad y, por tanto, sus consecuencias. Aunque estos conceptos reflejan diferentes conjuntos de síntomas, suelen confundirse. Aquí nos referiremos sólo a la ansiedad.

Por Eva González Pérez |

Editorial UIC

 

¿Qué es la ansiedad?

El término viene del latín y se remonta al verbo angere, que significa “apretar”. De ahí se originan palabras como angina, para referir a la inflamación de las amígdalas y la estrechez que ocasiona en la garganta; angosto, con el sentido de “reducido”; angostura, que designa un paso estrecho y, finalmente, angustia, que se define como “aprieto, ansiedad”.

Entonces, la ansiedad es la percepción del individuo al sentirse en aprietos —como cuando se transita por una angostura—, con pocas posibilidades de acción y con un enorme temor por que algo grave ocurra —como caer desde las alturas—, aunque no exista una razón que lo justifique.

En términos generales, la ansiedad es buena porque nos permite andar prevenidos ante los conflictos que se nos presentan en la vida. El problema surge cuando desaparece el motivo de alerta, pero la inquietud y la sensación de amenaza continúan. Un ejemplo claro de ello es la situación del soldado que se halla en la línea de batalla: se inquieta, se tensa, experimenta temor y hasta se aceleran los latidos de su corazón, porque sabe que el enemigo acecha. Una vez que abandona el campo del combate, esas sensaciones deben desaparecer. Si no lo hacen, la ansiedad se vuelve patológica.

 

¿Cómo mantenerla a raya?

Puede atenderse de diversas formas; por ejemplo, recurriendo a la meditación, tomando una terapia cognitivo-conductual, acudiendo al médico para que te prescriba algún fármaco o una mezcla de todo ello.

Pero si la ansiedad te ha llevado a sentir un miedo permanente que te aísla de los demás e incluso vives con temor a la muerte, es fundamental que busques la ayuda de un especialista que te acompañe con un tratamiento específico y cuidadoso para librarte de ello. El área psicoanalítica del Centro Universitario de Salud Mental y Servicios Educativos de la UIC cuenta con una larga trayectoria en la atención a estos padecimientos; sus servicios están abiertos al público en general.

En cambio, si tu estado no es tan agudo, puedes poner en práctica algunas actividades que suelen sugerir los que saben del tema; aquí citamos aquellas en las que la mayoría coincide, todas dirigidas a un cambio de estilo de vida:

  1. No culparse: ése es el primer paso. No hay razón para preguntarse “¿en qué fallé?”, porque la ansiedad aumenta, en lugar de disminuir.
  2. Realizar ejercicio de manera constante: además de los beneficios biológicos que reporta, el ejercicio contribuye a la salud mental del individuo: reduce el estrés, los trastornos de pánico y la ansiedad. Además, produce endorfinas, causantes de la sensación de felicidad y bienestar.
  3. Cuidar los hábitos alimentarios: no significa que cambiar tu dieta acabe con la ansiedad. Más bien, este consejo se dirige a tener presente que el estado emocional a menudo conduce a una ingesta excesiva de comida —en especial, de carbohidratos— o, en el caso contrario, sencillamente a no comer debidamente. Como un cuerpo débil es presa fácil para las enfermedades y los cambios emocionales, conviene comer lo más sano posible.
  4. Dormir lo suficiente: en los tiempos actuales, esto parece ser un lujo. Pero pensemos que, si dormimos al menos seis horas cada día, tendremos más energía, mejor ánimo y seremos más productivos. Conviene fijar un horario que, en el mejor de los casos, se mantenga incluso los fines de semana. Y al menos un par de horas antes de ir a la cama, hay que evitar actividades que impidan conciliar el sueño: cenar mucho, ver noticieros, beber demasiado café, ver televisión, tabletas, celulares y lo que se les parezca.
  5. Procurar alguna tarea placentera: desde practicar yoga hasta tejer una bufanda, desde caminar por un parque hasta pintar un cuadro son actividades que permiten alejarnos un rato del ajetreo cotidiano y las preocupaciones que acarrea. Lo fundamental es que lo hagamos por gusto y sin prisa.

El elemento común en las cinco sugerencias anteriores es el cuidado de nuestro propio cuerpo, porque la ansiedad genera cambios físicos y químicos que debemos revertir. Ejercitarse, cambiar la dieta, dormir lo necesario y disfrutar el descanso no son tareas difíciles de llevar a cabo; el principal obstáculo para deshacernos de la ansiedad es tomar la decisión y mantenernos firmes en seguir el camino que nos conducirá a ello.

En conclusión, puedes deshacerte del miedo a caer en el abismo, de la sensación de un cuerpo apretado y del sentimiento de vivir en un espacio reducido si te atiendes como el ser integral que eres. Como ya lo decían los romanos, tu cuerpo estará sano cuando cuides también tu mente.

 

Para saber más:

Ansiedad. La noche temática, Alemar Psicólogos, hace tres años. Disponible en <iframe width=”560″ height=”315″ src=”https://www.youtube.com/embed/E7V50we-IdU” frameborder=”0″ gesture=”media” allowfullscreen></iframe>

Borja López, “Cómo superar el trastorno de ansiedad generalizada”, UnCOMO, s.d. Disponible en https://salud.uncomo.com/articulo/como-superar-el-trastorno-de-ansiedad-generalizada-3915.html

Cristina Martín García, “Cómo controlar la ansiedad y los ataques de pánico”, Cuídate plus, 2016. Disponible en http://www.cuidateplus.com/enfermedades/psiquiatricas/ansiedad/2016/03/09/como-controlar-ansiedad-ataques-panico-110068.html

Christus Muguerza, “10 tips para evitar comer por ansiedad”, Espacio saludable, s.d. Disponible en http://espaciosaludable.com/10-tips-para-evitar-comer-por-ansiedad/

“Siete alimentos que combaten la ansiedad”, Cómo quitar la ansiedad, 2014. Disponible en http://www.comoquitarlaansiedad.com/siete-alimentos-que-combaten-la-ansiedad.html

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks y pingbacks están abiertos.

Website Security Test