>

Blog

Consejos medievales para aliviar las penas

Consejos medievales para aliviar las penas

La tristeza no es patrimonio exclusivo de nuestro tiempo. Las penas y el desencanto son experiencias que nos unen con todos los seres humanos a lo largo de la historia. ¿Alguna vez te has preguntado qué haría un joven del siglo XIII para reponerse del desánimo?
Aquí te presentamos las recomendaciones de un sabio medieval para aliviar las penas de ayer y hoy.

 

Por Jesús Ayaquica Martínez  |
Docente de la Licenciatura en Filosofía

 

Un día, al encontrarnos tristes en el camino
yo puse entre tus manos mi pálido destino.
¡Y nada más hermoso jamás han de ofrecerle!

Delmira Agustini

El sacerdote Santo Tomás de Aquino, dominico italiano nacido en 1224, es autor de la célebre Suma Teológica, un compendio de los temas fundamentales de la religión y la fe católicas que también nos ofrece reflexiones acerca de numerosos temas aún vigentes, para afrontar los tribulaciones que hoy seguimos padeciendo.

La segunda parte de esta obra está dedicada al estudio del hombre, y en ella nuestro autor dedica varios capítulos (o cuestiones, como él les llama) al tema de la tristeza. En ellos, analiza cuál es su naturaleza, sus causas y sus efectos.

Sin embargo, la genialidad de este pensador no se limita a la mera explicación, sino que también busca ofrecer soluciones prácticas al sufrimiento humano. En su obra nos ofrece cinco acciones específicas para enfrentarla.

  1. Date un gustito. Santo Tomás explica que la causa de la tristeza radica en no poseer un bien que se desea y que, de estar presente, provocaría gozo; sin embargo, la realidad de su ausencia es motivo de desconsuelo. Por lo tanto, ofrecerte un pequeño placer representa la primera estrategia eficaz para empezar a superarla, con independencia de cuál sea el origen del desánimo que experimentes ahora.
  2. Permite que broten las lágrimas. Este remedio tiene que ver con el hecho de que las experiencias nocivas que guardamos nos afligen más, pues concentran nuestra atención y reavivan la herida una y otra vez; en cambio, según el pensamiento tomista, cuando te das permiso de manifestar la tristeza mediante el llanto, o mediante la palabra, de alguna manera logras que se “desparrame” sobre las cosas exteriores y de ese modo, disminuye el dolor interno.
  3. Acércate a tus amigos. La tristeza es como una pesada carga que se vuelve más ligera con la compañía de la gente que nos quiere. Frente al vértigo de la vida moderna que nos empuja hacia existencias cada vez más solitarias, Santo Tomás nos invita a revalorar el poder sanador de la amistad: que se alegren cuando reímos, se entristezcan cuando lloramos y nos escuchen con atención cuando pasamos por un mal momento. tiene sin duda un efecto curativo, pues la razón de ello es el cariño, y sentirse querido sin duda mitiga el sufrimiento.
  4. Admira la verdad.  El cuarto consejo para aliviar las penas consiste en realizar actividades que nos produzcan gozo en el alma. Leer un libro interesante, escuchar buena música o contemplar las maravillas de la naturaleza son bálsamos efectivos contra el dolor, pues ofrecen satisfacción espiritual en los niveles superiores de nuestra dimensión humana. No dudes, entonces, en rodearte de belleza.
  5. Duerme y date un baño rico. Es probable que te sorprenda este consejo, viniendo de un teólogo medieval, sin embargo, es perfectamente lógico y consecuente con los anteriores. Dedicar un tiempo al descanso y al cuidado de uno mismo permite recuperar una buena cantidad de energía que ha estado dispersa en aquello que nos provoca tristeza y reconcentrarla en nosotros mismos para sanar nuestras heridas.

Si ahora estás atravesando por momentos amargos, recuerda que no estás solo; millones de seres humanos de todos los tiempos comparten tu misma experiencia. Todos pasamos por momentos de desolación en nuestra vida y en ocasiones se vuelven difíciles de llevar; estos cinco remedios prácticos pueden ayudarte a encontrar una solución.

Sin embargo, es muy importante recordar que en ocasiones es indispensable solicitar ayuda para superar situaciones complicadas. Si tu tristeza persiste la mayor parte del día y te ha acompañado por un tiempo prolongado, si has perdido el apetito, duermes de más y te invaden continuamente sentimientos de desesperanza, es muy probable que necesites la opinión de un profesional. En ese caso, nuestro Centro Universitario de Salud Mental y Servicios Educativos está a tu servicio para brindarte orientación y apoyo al más alto nivel. Acércate a nosotros, estamos a tus órdenes y con gusto te escucharemos.

Para saber más:

http://hjg.com.ar/sumat/b/c38.html

http://www.santotomas.cl/formacion-e-identidad/quienes-somos/centro-estudios-tomistas/capsula-tomista/capsulas/amistad-y-tristeza/

http://es.catholic.net/op/articulos/59406/los-cinco-remedios-para-la-tristeza-del-gran-doctor-catlico-santo-toms-de-aquino.html

http://larepublica.pe/archivo/849333-papa-francisco-solo-ciertas-realidades-se-ven-con-los-ojos-limpiados-por-las-lagrimas

 

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks y pingbacks están abiertos.

Website Security Test