>

Blog

Líderes disruptivos

Líderes disruptivos

En nuestros días,  asumir el liderazgo significa adaptarse a entornos  cambiantes y muy dinámicos. En ocasiones, las decisiones  rompen con esquemas mentales o chocan con formas tradicionales de organizarse. Te presentamos algunas características de los líderes disruptivos.

 

Por Beatriz Andrea González Rubín | 
Directora de Posgrados en Arte Comunicación
y Tecnología en Contexto

El término disruptivo, que la Real Academia Española define como “rotura” o “interrupción brusca”, se ha vuelto muy común. En los entornos profesionales, empresariales, académicos y de emprendimiento, ser disruptivo refiere a una forma de estar abierto y expectante a los cambios que en gran medida catalizan la era digital y las redes sociodigitales.

En el campo laboral, ser disruptivo significa saber desenvolverse en un ambiente de trabajo activo y de grandes presiones, lo que demanda una amplia preparación para lograr un óptimo desarrollo. Las personas deben formarse para innovar e imprimir el sello personal en lo que hacen. Se trata de ser capaces de sorprender al mercado con soluciones inesperadas y emocionantes.

Existen muchas maneras de ser un líder disruptivo, pero una de las más trascendentales es formarse y especializarse en un nivel académico más alto, con énfasis en una visión integral y global, porque, de ese modo, el líder se convierte en un especialista con capacidad de abordar otras áreas para complementar sus propias labores. El líder disruptivo no es reconocido por quién es, sino por lo que hace. Porque, a diferencia de un jefe, que ejerce el poder sobre un grupo para dirigir sus actividades, el líder tiene principios morales, inspira, es original y dirige a un grupo mediante la motivación y unión de fuerzas.

Chiyana Simoes, afirma en Unusual que “el líder disruptivo, para ser referente, entiende perfectamente la diferencia entre el poder autoritario y el poder del equipo y que para que la cohesión exista, la comunicación juega un papel esencial. Es importante hacer las preguntas correctas y colaborar en las respuestas y soluciones. Un liderazgo disruptivo es clave para asegurar la supervivencia de la organización, la sostenibilidad, rentabilidad y relevancia a largo plazo”.

No obstante sus beneficios, la disrupción no siempre es bien vista porque implica romper reglas, paradigmas y supone una amenaza para el pensamiento arraigado. Pero el cambio es inminente tanto para las personas como para las organizaciones. El mundo actual ya exige profesionales que sepan desenvolverse en un ambiente de trabajo activo y de grandes presiones, por lo cual es fundamental una preparación integral para alcanzar el más alto desarrollo en aspectos como los siguientes:

  • Habilidades de alta dirección.
  • Diseño de estrategias de innovación para la productividad y competitividad de la empresa.
  • Dominio de las tecnologías de la información y comunicación.
  • Capacidad de manejar grandes volúmenes de información.
  • Aplicación de la teoría en ambientes reales.
  • Dominio de metodología para desarrollar nuevos modelos de negocios utilizando las tecnologías y la innovación.
  • Una visión de nuevos negocios en su ámbito profesional.
  • Enfoque multicultural.
  • Dominio de idiomas.
  • Comunicación asertiva.
  • Relaciones interpersonales efectivas.
  • Habilidades de networking.

Las experiencias innovadoras y vanguardistas en las aulas y fuera de ellas son la mejor manera de formarse y prepararse para este cambio. Estudiar un posgrado presencial permite compartir con personas que cuentan con experiencia en distintos cargos laborales, enriquecer la participación y establecer relaciones públicas favorables.

Otra de las bondades de estudiar un posgrado es que el currículum muestra el avance del profesional cuando incluye un mayor grado de especialización.

Según la Red de Enlace Profesional de Colombia, quienes cursan una maestría, pueden incrementar hasta 40% su salario básico; de modo semejante, si realiza una especialidad, su salario básico puede incrementarse hasta  21%.

Lo anterior se refuerza si se considera que, según Ruiz Galicia, “el número de personas que estudia algún posgrado es muy bajo. De acuerdo con datos de la SEP, sólo 7.2% de los estudiantes registrados en alguna institución de educación superior se encuentra realizando estudios de posgrado. Esta cifra es sumamente baja si se compara con países como Alemania, que supera con más del doble a México”.

Quienes estudian posgrados son personas que quieren invertir tiempo y esfuerzo en sí mismos, ya que esa inversión será rentable cuando concluyan sus estudios, pero sobre todo, obtienen una satisfacción personal e intelectual al formar parte de los pocos que, en nuestro país, poseen estudios muy por arriba de la media.

Conoce los Posgrados UIC y desarrolla las características que pueden convertirte en un líder disruptivo.

 

Referencias

Alfredo Bonilla, ¿Cuál es el incremento salarial que le da estudiar más?, Finanzas Personales, s.d. Disponible en http://www.finanzaspersonales.co/trabajo-y-educacion/articulo/cuanto-sube-sueldo-hacer-posgrado/55021

César Alan Ruiz Galicia, “Educación Superior en México: Datos para fusilar el optimismo”, Tercera Vía, 23 de mayo de 2016. Disponible en http://terceravia.mx/2016/05/educacion-superior-en-mexico-datos-fusilar-optimismo/

Chiyana Simoes, “Liderazgo disruptivo”, Unusual, 22 de junio de 2016. Disponible en https://inusual.com/blog/liderazgo-disruptivo

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks y pingbacks están abiertos.

Website Security Test