>

Noticias

Psicoanálisis de los cuentos

Psicoanálisis de los cuentos

Margarita Heuer

El pasado sábado 10 de febrero de 2018 se iluminaron las lámparas mágicas en el auditorio Fray Bartolomé de las Casas de la UIC para compartir una mañana llena de ilusión, alegría y sueños con la carismática narración de la talentosa Margarita Heuer, cuenta cuentos y escritora emérita, quien abordó el tema Psicoanálisis de los cuentos.

Érase una vez… la añoranza ancestral de la humanidad. Y como dijo Freud en 1913 en su texto sobre “Sueños con temas de cuentos infantiles”: “Nada tiene de sorprendente el que también el psicoanálisis pueda demostrarnos la importancia que nuestros cuentos populares han adquirido en la vida psíquica de nuestros niños. En algunas personas, el recuerdo de sus cuentos favoritos sustituye los recuerdos de la propia infancia; los cuentos se han convertido, simplemente, en recuerdos encubridores….”

En una carta dirigida a Fliess, escribió: “Me he regalado el Ilios de Schliemann [el apasionado soñador y finalmente descubridor de las ruinas de Troya en la actual Turquía] y he disfrutado con sus historias de la infancia” …  “Al hombre le hizo feliz descubrir el tesoro de Príamo [rey de Troya], pues sólo se es feliz cuando se cumple un deseo infantil.” (Carta de Sigmund Freud a Wilhelm Fliess del 28 de mayo de 1899).

Bajo la melodiosa voz de Margarita Heuer pudimos escuchar la historia de origen náhuatl: “El perro Topil”, sobre la gran aventura de un valiente perrito chihuahua que tiene la difícil tarea de encontrarse con el dios Tláloc para enviarle un mensaje (topil, mensajero en náhuatl), acusando el maltrato que los humanos profieren a los perritos. Curiosa explicación que éste y cuentos de otras latitudes explican por qué los perros se huelen entre sí sus colas al encontrarse buscando al extraviado mensajero de su especie.

El auditorio completamente lleno dio cobijo a los alumnos de las licenciaturas en Psicología, Nutrición, a los alumnos de la Maestría y del Doctorado en Psicoanálisis, además de ser el inicio de la graduación de la primera generación del Diplomado en Psicoterapia Breve Sistémica-Psicodinámica. Familiares, amigos, niños, adolescentes y abuelos de los estudiantes pudieron disfrutar del evento.

La primera mesa la abrieron el Dr. Antonio Penella, profesor titular del Posgrado en Psicoanálisis, y Patricia Moctezuma, alumna de primer semestre de la misma maestría. El perro topil tocó los corazones de todos los asistentes, quienes pudieron participar sus propias interpretaciones sobre el amor incondicional, la función de los cuentos en el desarrollo infantil y acerca de la necesidad de encontrar héroes y mensajeros que nos expliquen cómo funciona el mundo y cómo debemos alcanzar la felicidad.

El segundo cuento fue extraído de Las mil y una noches [Alf layla (mil noches) wa (y una)-layla (noche)], la famosa recopilación medieval que proviene del libro persa sobre las «mil leyendas» (Hazâr afsâna) las cuales contenían leyendas orales de China, India, Persia y Egipto antiguos. La recopilación al árabe fue hecha el 850 d.C. por el cuentista Abu Abd-Allah Muhammad el-Gahshigar. La historia que enmarca a los demás cuentos donde aparece Sherezada fue agregada hasta el siglo XIV. Son relatos que surgen uno del otro; es decir, al contarse uno, de repente, surge otro relato y ese otro crea otro cuento hasta que termina el primero, como si habláramos de cajas encerradas en otras cajas. El número 1 000 en árabe representa un número infinito y nos muestra los infinitos deseos infantiles que han estado presentes en el inconsciente colectivo oriental. Las primeras traducciones al francés en 1704 por Galland excluyeron temas sexuales, de violencia y adulterio. No fue sino hasta la época freudiana que se conoció en todo su esplendor.

Margarita Heuer escogió “El pájaro que habla, el árbol que canta y el agua de oro”, cuento que revela cómo se le cumplen los deseos a tres hermanas y el costo que implica la diferencia y la envidia entre ellas. Cuando una de las hermanas es escogida para ser esposa del sultán, las hermanas, invadidas de celos, planean una terrible venganza, la difaman, y le roban el amor del sultán, además de perder a sus hijos. Será una de sus hijas, Parisada, la que logre restituir el buen nombre de su madre, salvar a sus hermanos y lograr la reconciliación familiar a través de alcanzar lo imposible.

La segunda mesa se vistió de gala con la presencia de la Dra. María del Pilar Pérez, psicoanalista de familia y pareja y especialista en neurociencias, docente del Posgrado en Psicoanálisis, quien compartió lo actual que resulta la violencia, la envidia y la falta de amor en nuestros tiempos a pesar de ser un cuento del medievo. La Dra. Alejandra de la Paz, docente de la Licenciatura en Nutrición, de los posgrados en Psicoanálisis y del Diplomado en Psicoterapia breve psicodinámica, habló acerca “la búsqueda de lo imposible” y su relación con el superyo. La alumna de la maestría, Rossana San Juan, compartió la función que desempeñan los cuentos de hadas en la experiencia del desarrollo infantil y cómo los niños reciben de boca de la madre la internalización de las moralejas, que sirven de guía para definir el bien y el mal.

El tercer y último cuento fue una adaptación de la historia de amor entre el hermoso y valiente Tristán y la bella Isolda de cabellos de oro. Insipirado en la tradición artúrica. Los mitos o leyendas artúricas son el nombre colectivo que reciben una serie de relatos escritos durante el medievo sobre las tradiciones celtas de las islas británicas (la actual Gran Bretaña e Irlanda), así como la pequeña Bretaña o actual Bretaña francesa. En estas leyendas, se encuentra la exaltación de las virtudes heredadas de la tradición cristiana y personalizadas en héroes celtas como el rey Arturo y su protector el Mago Merlín. Por otro lado, se relatan las relaciones de amor dominadas por las tradiciones cortesanas como las de Láncelot y Ginebra o enTristán e Isolda.

Nuestra narradora estelar conmovió a todos con esta gran historia de amor entre éstos jóvenes, el triste y melancólico destino de Tristán y la pósima mágica que recibe de manos de su madre, la bella Isolda. Ilustrando la transición entre los matrimonios patrimoniales de toda la historia de la humanidad y el giro del amor romántico que debe librar las suertes del destino y la tragedia.

Con el preludio de amor compuesto por Wagner en su versión de ópera sobre Tristán e Isolda, recibimos a los últimos intérpretes de la mañana. La primera fue Lorena Villa, alumna de la Maestría en Psicoanálisis quién comparó el amor pulsional ambivalente con el amor adolescente de “Romeo y Julieta”. Le siguió, Francine Gregoire, psicóloga representante de la Licenciatura en Psicología del Campus Roma, quien habló precisamente de los cambios históricos en las relaciones amorosas y patrimoniales, destacando los dificiles avatares que enfrentan los pocos años de amor romántico que enfrentan los seres humanos en comparación de toda la historia de acuerdos familiares en los que no se tenía en cuenta a los cónyuges sobre su elección, y cómo el amor espiritual equilibraba la falta de amor romántico en los matrimonios por convenio. El encargado de cerrar con broche de oro la última mesa fue Gerardo Mora, representante de la Maestria en Psicoterapia Psicoanalítica, quien con su gran talento y carisma habló sobre la gran búsqueda del ser humano, el amor.

Así, amorosamente, terminó una mañana de cuentos, talento y, sobre todo, de mucho orgullo UIC. El placer de poder reunir a diferentes alumnos y docentes, con sus familias y coincidir en un evento cálido, respetuoso, amable, profundamente familiar ha sido una bendición.

Agradecemos el apoyo recibido a la Dra. Gabriela Martinez, directora divisional de Ciencias de la Salud, al Mtro. Jaime Zárate, director divisional de Posgrados y de Educación Continua, a la Dra. Midelvia Viveros, directora académica de la Licenciatura de Psicología quien nos acompañó apoyado el desarrollo del evento con un ameno brindis y ambigú de cierre y a la Dra. Anabell Pagaza, directora de los Posgrados en Psicoanálisis. A la Lic. Noemí Leyva, directora de la Licenciatura de Nutrición, quien con la siempre entusiasta presencia de los alumnos de esa licenciatura consolidó la presencia de la División de Ciencias Salud de nuestra universidad.

Gracias a todos y cada uno de ellos pudimos celebrar este tercer evento organizado por el Dr. Federico Durand Guevara y un servidor, Dr. Luis Fernando Flores. Quienes queremos profundamente a la Universidad Intercontinental y por medio de estos eventos honramos lo que hemos recibido y deseamos que cada alumno que viva su formación se pueda sentir orgullosamente UIC.

AUTOR: Dr. Luis Fernando Flores, docente UIC

  

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks y pingbacks están abiertos.

Website Security Test